En ebike al trabajo…. ahora es posible!!

Publicada en Publicada en Sin categoría
Hace unos años me pregunté si era posible ir en bici al trabajo y dejar de utilizar tanto el coche. Para contestarme a mi mismo me compré una bici normalita y fui durante unos meses al trabajo. Tengo que decir que vivo en Barcelona y el trayecto que hago normalmente va desde el popular barrio de PobleNou hasta Franscesc Macia (unos 7km).
Empecé en el mes de Febrero con el frío y en pocas pedaleadas ya entraba en calor. En mi ciudad no hay carril bici en todo mi trayecto aunque cada vez hay más. Había y hay tramos en los que tengo que convivir con coches, motos, taxis, autobuses, camiones… En esos momentos de compartir el carril son en los que peor se pasa pues la bici es lenta en comparación con los demás vehículos motorizados y todos me pasaban lo que era un riesgo continuo pues a veces no me veían o no querían verme..
Aún así seguí pedaleando en bici hasta Agosto, con la calor espantosa que hemos pasado estos últimos años. Aquí vino el auténtico problema y es que a partir de Mayo-Junio empecé a sudar y llegaba al trabajo casi chorreando… Trabajo en una oficina y no era plan de llegar en esas condiciones (supongo me entendéis).
Justo ese verano tenía programado un viaje con mi mujer a Nueva York (por cierto que gran ciudad..) y fue allí dónde vi montones de bicis eléctricas conviviendo de tú a tú con la jungla urbana que suponen allí los coches y taxis. Nada más llegar aquí investigué un poco el tema de las ebikes y rápidamente me hie con una.
En el año 2011 no había muchas marcas de bicis eléctricas y escogí lo que más cercano tenía y que fue un modelo básico de Monty con baterías de plomo. Ese fue mi error pues la batería se gastaba muy rápido y el conjunto pesaba la friolera de casi 30 kg..!; lo que hacía que mi ebike fuera un “plomo” valga la redundancia.
No desesperé y al poco la cambié por una bici alemana Kalhoff con motor central y batería de Litio,  toda una revolución por aquella época.  La verdad es que iba muy bien comparada con la Monty pero le faltaba “punch” o  aceleración en algunas salidas, especialmente en la entrada a las rotondas.
Fue ya en el 2013 donde me animé a probar los kits eléctricos que se instalan en cualquier bici por lo que electrifiqué la mía original con la que empecé a ir al trabajo en Febrero 2011. Qué maravilla oiga… Ahora sí que voy seguro por la calzada!!! Noto que he ganado seguridad pues corren algo más que las ebikes normales y además aceleran muchísimo lo que es totalmente imprescindible en hora punta.
Ahora llego al trabajo sin sudar, en tiempo récord, sin gastos de gasolina, sin tener que comprar la T-10 (bono metro), y sobre todo he notado que he bajado peso pues estaba en los 95kg con 1,80cm y me he quedado en 80kg!!! No me hubiera imaginado nunca que ir en ebike fuera tan saludable y eso que no hago mucho esfuerzo!!!
En cuanto mi rendimiento en el trabajo también ha subido pues ahora llego por la mañana cómo enchufado, activo con ganas y motivado. Hasta los compañeros de trabajo me lo han notado y me felicitan por esta tan fantástica iniciativa. Ahora estoy con la dirección de la empresa a ver si a nos ponen (ya somos 4 en la oficina) un punto de recarga abajo en el parking. Esto sería el “novamás”…(je,je…)
Pues bien esta es mi experiencia con las ebikes que para mí está siendo muy positiva. Os animo a todos a uniros a esta experiencia ya que todo son ventajas (ahorro, tiempo, salud, … felicidad en definitiva).
Saludos a todos,
Pep

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *