Mi experiencia con la Qulbix Raptor!

Publicada en Publicada en Sin categoría
Empecé en esto de las bicis eléctricas hace unos años electrificando mi bici de toda la vida una veterana Merida Matts. El kit que monté era fiable y de calidad, suficiente para darme cuenta enseguida que esta nueva tecnología tenía muchas posibilidades. Mi Merida aceleraba que daba gusto y me permitía llegar desahogado y no sudado a mi destino final que era el principal escoyo que lo le encontraba al uso de la bici normal sobre todo en primavera y verano. Poco a poco y sin darme cuenta dejé de utilizar la moto y también el coche para los desplazamientos más comunes y fue entonces cuando me plantee integrar la bici eléctrica en la mayoría de mis movimientos urbanos e interurbanos y dejar de pagar por fin la dichosa zona azul y ahorrar en gasolina.
A finales de 2015 dí un paso más y busqué una mejor base para montarme la e-bike definitiva, que espero me dure muchos años. Indagué en el mercado y me asesoré bien antes de realizar la inversión. Me plantee buscar una bici de descenso de rueda 26′ y cargarla de baterías pero no quería un “engendro” mal hecho y peligroso, por lo que me decanté por una solución profesional de cuadro blindado que me permitiera alojar un buen número de Wh y es que para mí la autonomía era y es el principal reto. Correr está bien, acelerar también pero en mis desplazamientos cotidianos prima el disponer de una autonomía suficiente para afrontar mis recorridos sin problemas. Adiós a estar pendiente de las rayitas del display indicando baja batería..:)
Tras mirar aquí y allá aproveché una oferta del 30% del modelo Raptor 140 que ofrecía en ese momento el fabricante esloveno Qulbix. A mi modo de ver este modelo está inspirado en la mítica Stealth australiana que tanto nos gusta a los apasionados de las ebikes potentes. Y ya puestos a elegir me quedé con el el negro mi color preferido, tres coches y dos motos dan cuenta de ello.
QHBUTpZ
Contacté con Qulbix para pedir el cuadro, la dirección semi integrada, el kit de espaciadores de motor, freno núm. 3 y los casquillos para los tornillos del amortiguador trasero. Después de una espera de 11 días para que realizaran mi pedido y 6 días de envío llegó por fin todo perfectamente embalado y listo para empezar el montaje.
Para la transmisión compré unas bielas Shimano Zee que ya incluyen las cazoletas de 83mm. Es un buen conjunto pero tiene la pega que los 36 piñones dan un desarrollo corto si se quiere pedalear a partir de 40 así que le he adquirido un plato de 48T.
xwLUref
Para estas bielas sirve cualquier plato de 4 agujeros que tenga 104mm entre los agujeros. Como el plato original viene atornillado por debajo le he puesto el de 48 por encima. He querido conservar el de 36 por si alguna vez tuviera algún problema que me hiciera tener que tirar de pedales sin motor. Auque no se puede poner desviador delantero se puede cambiar la cadena fácilmente con la mano. He utilizado los tornillos y buje que vienen con las bielas pero al añadir más grosor el tornillo pierde parte del contacto con el buje así que les quité las arandelas y sólo he dejado el tornillo y el buje.
Para el amortiguador trasero le he puesto un Rock shox Kage RC de 240 x 76 mm (medida que recomienda Qulbix para su cuadro) y un muelle de 3.0 x 350 lb.
El amortiguador delantero es un Rock Shox Boxxer RC de 200 mm de recorrido (para este cuadro el mínimo recomendado son 180 mm). Tanto la horquilla como el amortiguador trasero son de gama básica en su clase pero tampoco le voy a dar un uso extremo. Como este amortiguador viene con eje pasante de 20mm he comprado una llanta delantera Disc Bull Gurpil con buje también de 20mm.
oZ5iOrX
Después de haber recorrido 1.200 kilómetros mi valoración es muy positiva. Sobre la manejabilidad, la bici pesa pero solo lo notas un poco en parado, a la que empiezas a rodar ni te das cuenta del peso. Es también muy maniobrable y los 140 mm. de anchura no me estorba el pedaleo en absoluto por lo que puedo estar pedaleando 3 horas sin parar.
Sobre la autonomía, llevo un conjunto de baterías LiPo que suman un total de 2.000Wh y consigo recorrer 150km que es más que suficiente para mis desplazamientos semanales.
Conclusión:
He logrado mi objetivo principal que era el de disponer de una gran autonomía para afrontar mis desplazamientos más habituales. Recargo una vez por semana apróx. dependiendo de la cantidad de gestiones que tengo que hacer. También he conseguido un conjunto estable y fiable por lo que no tengo que preocuparme más de ir al mecánico y es que todo lo que he montado tiene muy poco o nulo mantenimiento. En unos meses estará todo amortizado y además hago salud todos los días.
Mi próximo plan renove de baterías (espero que de aquí 5 años) será ya de Grafeno y conseguiré que el conjunto sea incluso más ligero por lo que si ahora va bien, luego irá todavía mejor :).
Me siento partícipe de esta revolución tecnológica y he descubierto un nuevo medio de transporte rápido y económico. No me queda más que animaros a todas y todos a que os unais a esto de la movilidad ligera sostenible!!
Artic (ASOVEL member)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *