Vehículos eléctricos: ¿construir o reciclar?

Publicada en Publicada en Sin categoría

En el marco de “La semana de la movilidad sostenible”, tiene lugar en Barcelona la primera conferencia sobre el estado del “arte” en movilidad eléctrica ligera, o LEV en terminología anglosajona. Este evento se ha planteado como plataforma global de alta calidad para fomentar el intercambio de opiniones y el desarrollo de sinergias entre los diferentes actores y expertos de este sector.
Se han abordado, en diferentes ponencias, los siguientes temas:
  • Últimas novedades
  • I + D
  • ¿Cómo integrar LEVs en el transporte urbano?
  • Infraestructura
  • Aspectos legales
  • Desafíos y oportunidades
  • ¿Cómo fomentar el despegue del mercado?
Al ver los enormes problemas de congestión que nuestras ciudades se enfrentan hoy en día, no hay duda de que los vehículos eléctricos ligeros tienen un papel clave que desempeñar en el futuro, ¿Pero es esa la única vía?
En el ámbito de la movilidad eléctrica, tanto ligera como en el de la automoción, echamos de menos una aproximación que quizá daría lugar, en nuestro país, a la generación de mayores cantidades de puestos de trabajo y mayor generación de riqueza: La reconversión de vehículos.

En automoción contamos ya con iniciativas empresariales como las de Zevna o Hidronew que 
intentan, a pesar de las dificultades normativas, hacerse un hueco en el mercado.
 ¿Por qué no existen iniciativas para la conversión de motocicletas?

Todas las iniciativas que se toman desde las administraciones se orientan a subvencionar la adquisición de vehículos nuevos, sean estos tradicionales o eléctricos y en muy pocos casos (parece ser que había ayuda a la conversión de vehículos de motor de combustión interna a eléctrico en Navarra) se plantea que quizá la “reconversión” podría ser un motor de la generación de ocupación.
Como ya hemos comentado las “conversiones” se encuentran en España con problemas normativos importantes: mientras que en USA es relativamente sencillo convertir tu automóvil de gasolina a eléctrico y circular legalmente por las vías públicas, en España es un proceso caro y complicado.
Para dar un impulso a este tipo de empresas se debería:
-Reducir los costos de “homologación” de los vehículos que se conviertan… Si un automóvil ya fue homologado con un motor de combustión interna ¿Por qué es necesario un complejo proceso de homologación, que supera los 20.000€?
-Simplificar los procesos burocráticos para la conversión de vehículos de combustión a eléctricos: A partir de “kits homologados” el proceso de ITV debería ser sencillo.
Respecto al primer punto quizá sería suficiente que los “kits” a instalar, no superasen los pesos máximos autorizados, así como las cargas por cada eje.
Una reglamentación más sencilla como la que planteamos seguramente generaría mucho más trabajo en pequeñas empresas, que recordemos son más del 80% de nuestro tejido empresarial y, por supuesto dejarían más dinero en nuestro país, que seguir impulsando a grandes multinacionales del sector del automóvil, que dejan una parte pequeña de sus beneficios en nuestro país.
En el ámbito de las bicicletas existen grupos importantes de usuarios que realizan sus propias conversiones, tanto en España como a nivel mundial. En el ámbito de los automóviles vemos que serían necesarios cambios regulatorios para facilitar un impulso ¿Y que sucede con las motocicletas?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *